Adiós tan noble amiga

Marcos J. García Pérez

Usuario nuevo
3 Agosto 2019
2
0
1
Buenas amigos,
En los últimos días he vivido la pérdida por primera vez de una de las yeguas que he montado. Llevo relativamente poco en el mundo equino, y aunque nunca he mantenido un vínculo notable con ninguno de los caballos que he montado, esta vez he sentido una sensación fatal cuando me dijeron que posiblemente moriría.
Esta yegua ya era mayor, y fue de los primeros caballos que monté al iniciarme en las artes ecuestres. He tenido de cerca el mundo animal desde bien pequeño y la muerte me había parecido algo de lo más natural, pero en este caso, he llegado incluso a contener las lágrimas cuando me ponía a pensar en la yegua, ya lejos de la hípica.
Ha sido una situación curiosa, algo triste pero en parte bonita, ya que he experimentado por primera vez lo que un jinete puede llegar a sentir por los caballos que monta.

Me gustaría conocer vuestras experiencias, para saber cómo os sentísteis en situaciones similares.
Sin más quiero despedirme con unos versos bastante pobres que le dediqué a la yegua mientras pensaba en ella:

"La lluvia rompe en tu lomo
e impregna mis recuerdos
de tus ancianos aplomos
luciendo aire vencido

Es sin duda triste imagen
la que mi mente visiona
sin faltar a la memoria
donde los dolores rugen

No podría despedirte
sin volver a oírte trotar
con ese mágico porte

¡Adiós tan noble amiga!
Márchate por fin en paz
pues tu recuerdo vivirá."
 

Chakana

Miembro
3 Junio 2019
25
7
3
Perdón por la tardanza en contestar. La verdad que no soy de mirar el offtopic. Sé que el foro también cambió mucho a lo largo de los años y bueno, aún está aquí (lo que es un logro en estos tiempos) pero la gente ya no es tan asidua a pasar tanto rato como antes, lo que también no tiene absolutamente nada de malo.

Lamento tu pérdida, y aquí mismo hace 11 años hice un hilo sobre el tema después de dos meses "de recuperarme" de perder al que a mis ojos era el caballo perfecto. Habiendo montado a otros caballos lo que me pasó con este fue muy especial. No lo podría explicar jamás; tanto por la forma en que nos conocimos y por la historia detrás. Casi podría decir fue magia.

Ahora mismo recuerdo que cuando si bien me fascinaban los caballos nunca me había pasado de tener un binomio así de fuerte. Y recuerdo que una chica de la escuela me comentaba que estaba triste porque no podía más mantener económicamente a su caballo y lo iban a vender. Medio se puso a llorar y pensé "bueno, será un capricho se le pasará". Tal vez ella sí había hecho un binomio o simplemente le quería. Yo trataba de no encariñarme mucho con ninguno (tampoco eran como el que fue mi caballo) porque tenía asumido que jamás tendría un caballo...En fin, si quieres saber cómo me sentía hace 11 años aquí está:


Pero que más decir que es como una cicatriz que ahí quedara en mi alma, junto a los bellos recuerdos y la fuerza de espíritu que me dio ese animal.

Ok, "no existe el caballo perfecto, son animales" dicen por ahí.. Pero caramba que en mi caso sería mentir decir que él no lo era! Situaciones que con cualquier otro caballo hubieran sido de extremo peligro las superamos sin mayores dramas!.

Si quieres que le busque algún defecto? Y bueno, tal vez sudaba mucho o doblaba demasiado rápido porque era muy campero (había gente que eso le molestaba) tal vez lo tildaban de antipático (era un Señor caballo) y no venía a darte "besitos". Pero por favor, que era su carácter y son trivialidades. Un caballo que sin ninguna duda te llevaría del punto A al B sin renegar ni ponerte el peligro, atento a tí y a lo que le pedías, valiente o tal vez temerario.. . Te hubiera llevado a tu destino final, aunque se muriera en el lugar, pero te hubiera llevado. En fin..

Mucho ánimo, espero estés cada vez mejor.

Saludos