Sabes cómo ven los caballos? Tips para manejo y entrenamiento de los caballos

rodrigo gonzalez

Usuario nuevo
16 Agosto 2019
1
0
1
Estimados, me encanto el sitio web que tienen, y espero poder ser un aporte al mismo.

Hago salto desde pequeño y soy un apasionado de los caballos y de difundir el conocimiento sobre todo en español. Soy de Argentina pero vivo en Santiago de Chile actualmente, y trabajo en el Club La Candelaria...para los curiosos pueden ver las instalaciones en el sitio

https://www.clublacandelaria.com

Me gusta contribuir recopilando informacion sobre temas que considero importantes en nuestra relacion con los caballos y podes participar de foros de discusion.

Les comparto una perspectiva sobre la vista de los caballos y como difiere de como vemos nosotros...espero que les guste...!!! Ahi me cuentan y sobre que temas les interesaria profundizar!



Sabes cómo ven los caballos? Tips para manejo y entrenamiento de los caballos

Si quieres potenciar el rendimiento de tu caballo y aumentar su confianza, debes entender cómo ve el mundo y en base a eso trabajar en sus desconfianzas.


Ves ese rayo de sol en la pista que hace una forma extraña? Cada vez que pasa, tu yegua se pone de costado y bordea el límite como si fuera una serpiente de cascabel. La luz cambia de tamaño y forma con el movimiento del sol, y la yegua parece ver cada pequeña diferencia como una serpiente completamente nueva. Si ademas suena algún ruido fuerte el animal salta asustado hacia el lado.


Estos son comportamientos normales que reflejan la forma en que los sistemas visuales de un caballo están conectados a su cerebro. Podemos desensibilizar a un caballo, pero no podemos cambiar su estructura y que vean como nosotros.


Desde la década de 1960, los psicólogos cognitivos demostraron que nosotros construimos las imágenes utilizando información de la vista combinada con el conocimiento de nuestros cerebros.


El neurocientífico Gerald Edelman lo expresó de la mejor forma: "Cada percepción es una creación", es decir componemos nuestro mundo parte con lo que vemos y parte con lo que completa nuestro cerebro de forma automática.


El problema es que los caballos crean sus percepciones de maneras muy diferentes a las nuestras. La información visual viaja desde el ojo hasta el cerebro en ambas especies, por supuesto. Pero el cerebro humano envía seis veces más información neuronal en la dirección opuesta, transmitiendo mensajes a la estación de transmisión sensorial que captura las vistas entrantes. Este cableado es una infraestructura para la interpretación perceptiva: el efecto del conocimiento al combinarse con las imágenes del mundo exterior.


La visión de los caballos es diferente de la visión humana en casi todos los sentidos: agudeza, rango, contacto visual y detección de movimiento periférico. En nuestra perspectiva debes entender cómo su visión difiere de la tuya para usar esa información para desarrollar técnicas de entrenamiento que funcionen con el sistema visual del caballo en lugar de contra él.


UNA FORMA DISTINTA DE ENFOCAR

Los caballos a menudo dan la impresión de una excelente visión. Caminando en un campo abierto mientras un pájaro mueve un ala a lo lejos, un caballo puede levantar la cabeza, apuntar las orejas, ensanchar las fosas nasales y abrir los ojos. Esta impresionante exhibición de sensibilidad se deriva de cómo funciona la visión equina. Centrándose en la ubicación del pájaro, el caballo está tratando de mejorar su vista alzando la cabeza y agrandando los ojos. Apunta las orejas porque no puede ver bien los detalles estaticos. Sus fosas nasales se expanden para mejorar su excelente sentido del olfato.


Los ojos equinos son ocho veces más grandes que los ojos humanos; De hecho, son más grandes que las de cualquier otro mamífero terrestre. Pero la agudeza de un caballo, la capacidad de discriminar detalles finos mientras se enfoca en algo en el centro del campo visual, es considerablemente peor que la nuestra.


Por convención, la agudeza humana normal es 20/20. Lo que una persona normal ve desde una distancia de 20 pies es lo mismo que usted ve desde una distancia de 20 pies. La agudeza de un caballo típico es de aproximadamente 20/30. Detalles que podemos ver desde una distancia de 30 pies, él solo puede ver desde 20 pies. Un caballo tiene que estar un 50 por ciento más cerca para ver los mismos detalles.


Una deficiencia del 50 por ciento es suficiente para que cualquier jinete lo tenga en cuenta. Imagine lo que ve un caballo cuando lo monta hacia un salto. Para ti, es claro, nítido y brillante. Estarías muy nervioso si se viera borroso y desvanecido. Pero los jinetes a menudo se sorprenden al ver fotografías construidas para mostrar cómo se ve un salto para un caballo. Incluso a la luz del sol, la vista del caballo sobre un salto es borrosa, brumosa, tenue, plana, vaga ... todas caracteristicas que preferirías no pensar mientras de diriges a un oxer masivo pensando en llegar bien a la distancia de salto...1...2...3..


Los caballos individuales, como las personas, difieren en agudeza. Alrededor del 23 por ciento de los caballos son miopes, lo que significa que no ven los detalles claramente hasta que se acercan a un objeto; El 43 por ciento de los caballos son hipermétropes, capaces de distinguir detalles solo a medida que se alejan de un objeto.

La agudeza también cambia con la edad, como puede verificar cualquier persona que haya alcanzado los 50 años, porque el ojo pierde flexibilidad con el tiempo. La mejor agudeza en los caballos ocurre alrededor de los 7 años. Antes de eso, no está completamente desarrollada, y luego comienza a decaer.



PUNTOS DE VISTA

Las características más obvias de los ojos de un caballo son su tamaño y ubicación a los lados de la cabeza. Los ojos humanos son comparativamente más pequeños y apuntan hacia adelante. La posición de los ojos en la cara explica las diferencias profundas en la forma en que las personas y los caballos ven, determinando el rango visual, la detección de movimiento periférico y la percepción de profundidad. La visión de un caballo está determinada por 5 millones de años de evolución equina.


La vista humana es lo suficientemente precisa como para decodificar pequeñas marcas en una página, pero solo para una pequeña porción de la vista. Cuando lees, solo dos o tres palabras en tu visión central son verdaderamente claras; El resto está borroso. Estire el brazo hacia el costado, levantando el dedo índice. Mira hacia adelante. No verás el dedo. Ni siquiera puedes ver tu brazo. Ahora mueva su brazo lentamente en un amplio semicírculo extendido hacia el frente, manteniendo sus ojos enfocados en un punto distante frente a usted. No hacer trampa! El dedo permanece invisible hasta que alcanza casi un ángulo de 45 grados. La visión humana se limita a aproximadamente 45 grados a cada lado de nuestras narices, para un total de aproximadamente 90 grados.


Por el contrario, si su caballo pudiera sostener su casco trasero directamente a su lado, estaría casi en el centro de su visión. Debido a que sus ojos están a los lados de su cabeza, tiene una vista de 350 grados, casi cuatro veces mayor que el rango que vemos nosotros.


El alcance visual del caballo se extiende desde el extremo de la nariz hasta una línea imaginaria que se extiende directamente desde la grupa. El movimiento en la otra cancha de salto que no puedes ver acercándose desde detrás de tu hombro está dentro de su línea de visión. Viene hacia él, tal vez a un ritmo más rápido de lo que el se está moviendo. Algunos caballos ven esto como una persecución, y cada fibra de su ser evolutivo dice que la forma de sobrevivir a una persecución es correr.


El caballo ve una ancha franja del mundo a los lados y la parte posterior de su cuerpo, pero una franja angosta. Su visión es pobre por encima y por debajo del nivel de sus ojos. Las vistas directas al lado del caballo pero en el suelo o en el aire son difíciles de ver a menos que ladee la cabeza. La visión equina también crea puntos ciegos. Un caballo no puede ver a una persona parada directamente detrás de él. Sorprendido por detrás, incluso el caballo más tranquilo puede patear en casi cualquier dirección. De ahí proviene ese principio de buena equitación: acercarse a los cuartos traseros desde adelante. Debes asegurarte de que sepa que estás allí.


Existe un segundo punto ciego frente a la cara del caballo, desde el nivel de los ojos hasta el suelo debajo de la nariz y hasta unos seis pies. Una mano levantada de repente le parecerá venir de la nada. No puede ver la hierba que pasta, el bocado, los dedos que le acarician el hocico. Él usa los bigotes alrededor de su boca para sentir estos objetos. Un caballo cuyos bigotes están afeitados está en desventaja sensorial.



MIRANDO A LOS LADOS

Uno de los errores más comunes que cometen los jinetes al tratar con un caballo que se asuste de algo es ponerlo de frente al elemento que lo asusta. El jinete, con los ojos mirando hacia adelante, supone que colocar un caballo para una vista frontal es lo mejor para todos. Esto desafía el funcionamiento del cerebro de un caballo.


¿Por qué?


Primero, desde el frente, los ojos humanos pueden ver un objeto claramente, pero los ojos bien abiertos de un caballo no pueden. Todo lo que el caballo sabe es que su jinete está molesto, obligándola a ir a un lugar que considera amenazante.

En segundo lugar, cuando se acerca a regañadientes, el objeto que lo asusta desaparece de la línea de visión lo que por supuesto lo hace aún más aterrador.

Tercero, quedarse quieto concentra el miedo del caballo en lugar de aliviarlo.

Cuarto, cuando el caballo ladea la cabeza y gira hacia un lado para ver mejor, su jinete tira de una rienda y presiona con la pierna opuesta, empujándola hacia atrás en una posición donde la visión equina es peor.


El miedo está en el ojo del espectador.


Vamos a darle un respiro al caballo. Gradualmente Intenta guiarla hacia ese objeto que le asusta, pero si se resiste, no empujes. Permítale moverse en círculos o bucles a la distancia más cercana que considere segura. Luego, utilice un aprendizaje indirecto: deje que el caballo mire a un ser humano familiar caminar hacia el objeto, pararse junto a él y hablar con calma. Ella reconocerá la voz. Acaricie su cuello y aliéntela a acercarse. Un paso o dos más de lo que ella quiere es igual al éxito. Elogie y pare por el día.


Si esta técnica falla, traiga un caballo dominante de su manada. Hable lentamente en un tono bajo y acaricie el cuello de su caballo mientras su caballo mira a al dominante sobrevivir al terror.


Si esto también falla, muévase fuera de la vista del objeto y ponga a su caballo a trabajar en una tarea completamente no relacionada. Mañana, comienza a construir su confianza utilizando objetos que considera menos aterradores. Eventualmente, podrás volver al susto original e intentar nuevamente.

Cuando su caballo esté relajado mientras ve la amenaza, aunque solo sea desde la distancia, camine hacia adelante y hacia atrás del objeto antes de solicitar un acercamiento frontal. Cuando esté dispuesto a avanzar de frente, aliéntelo a estirar el cuello hacia abajo y hacia adelante para olfatearlo. Acaricia su cuello, habla con calma y deja que huela el objeto. Toque el peligro para que su mano haga un ruido suave contra él; Esto permitirá que el caballo aprenda más a través de su excelente audición. Ruede o empuje suavemente el objeto a medida que el caballo se acostumbra.

Ahora, supongamos que aparece el susto mientras estás montando. Es tentador dejar de montar cuando el caballo se asusta, pero aprenderá el caballo que eso le permite dejar de trabajar. En cambio, permanezca montado y trabaje con una tarea que lo aleje de la amenaza. Sí, esto se siente como "dejar que se salga con la suya", pero es solo un paso de un proceso más amplio. Intente cabalgar a una distancia que el caballo considere segura, con el objeto a la vista. Trota de un lado a otro de una manera que coloque el objeto con mayor frecuencia al lado del caballo. Concéntrese en el ritmo, la relajación y la inclinación hacia adentro; ignore lo que la asusta.

Cuando el caballo esté en calma, amplíe silenciosamente los bucles, manteniendo cualquier distancia que le permita permanecer tranquila. Luego, camine un pie más o menos cerca del objeto cada vez que pase. Acércate cuando el esté listo, no cuando tú estés listo.


DEPREDADOR Y PRESA

Los ojos de los caballos reflejan sus necesidades evolutivas. Odiamos pensar en nosotros mismos como depredadores, pero nuestros ojos hacia adelante dicen la verdad a todos los caballos. Los animales de presa identifican a los depredadores por el olfato y la vista, incluida la posición del ojo. Una mirada al rostro humano, y el cerebro equino sabe que somos depredadores.


Debido a que los caballos nos ven como depredadores naturales, el contacto visual humano tiene un efecto de advertencia. La próxima vez que su pequeño caballo necesite una reprimenda, si lo mira mal va a entender la reprimenda. Sería el equivalente humano de echar las orejas para atras... Si su caballo se asusta y galopa demasiado rápido en un corral redondo, intente mirar hacia abajo. Difícil de atrapar? Mire hacia un lado o camine lentamente hacia atrás hacia el caballo mientras habla en voz baja.


La evolución también ha equipado a los caballos para que sean muy conscientes del movimiento periférico. Para avanzar para matar, los depredadores necesitan una visión aguda en las áreas centrales del campo visual. Las presas, por otro lado, a menudo no necesitan saber lo que han visto. Solo necesitan saber que han visto. En otras palabras, los caballos deben notar el movimiento periférico inmediatamente, independientemente de lo que sea, para que puedan abandonar la escena a gran velocidad antes de que un depredador potencial comience a acercarse. Cuando sea necesario, los ojos equinos pueden incluso moverse independientemente para escanear un lado de su mundo con más atención que el otro.

El cerebro humano tarda medio segundo en procesar cada mirada al mundo y determinar lo que ha visto: forma, color, tamaño, distancia, importancia, etc. Medio segundo de procesamiento es imposible para un caballo en la naturaleza: necesita notar un pequeño movimiento en los arbustos y pisar el acelerador. Cada milisegundo de retraso podría significar la muerte. Si el movimiento resulta ser una bicicleta en lugar de un león, está bien. Nada se pierde al escapar de una bicicleta.


La dependencia natural del caballo en la detección de movimiento periférico dicta su necesidad de "portarse mal", mientras está montado. Ayúdelo agudizando sus sentidos periféricos. Intente ser más consciente de los objetos detrás y a los lados de su ojo, poniendo a prueba sus oídos, nariz y experiencia cognitiva. Si un caballo está ansioso en un área donde normalmente está tranquilo, investigue. Lo más probable es que se dé cuenta de algo que usted no sabe y está tratando de decírselo.


Detección de agudeza, alcance, contacto visual y movimiento periférico --- en todas estas formas la visión del caballo difiere de la de una persona. Tener en cuenta estas diferencias te ayudará a comunicarte más eficazmente con tu caballo y a entrenarlo de manera que se adapte a sus sentidos. Mientras tanto, mantén los ojos abiertos para esas fantasmas que ellos ven y tu no!



Extracto sobre una nota de Janet L. Jones doctorada en ciencias cognitivas, el estudio de la mente y el cerebro humanos.