Pánico al galope.

Limlilu

Miembro
30 Marzo 2012
31
0
0
39
Badajoz
limlilu.es
Conseguido.

Bueno, tengo buenas noticias. Ya he empezado de nuevo con el galope. En la última clase del mes de junio, mi profesora me dijo que me dejaría de insistir con el tema y que yo lo intentara sacar cuando me sintiera con fuerza, igual que lo hice la primera vez. Eso con Sherkan.

En julio, he pedido cambio de caballo a uno cedido a las clases, no pertenece al club. Llevo días observándolo y es un caballo muy tranquilo. Una chica que lo monta me comentó que era muy cómodo y que, aunque al principio le cuesta un poco, una vez le exiges, no hace falta andar recordándole cada poco lo que quieres. Se llama Dartañán.

Para montarlo, si los propietarios están presentes, hay que saber que no lo van a sacar ellos, sino, queda libre. Me han dejado comenzar el mes con él y debo decir que es el caballo más cómodo que he sentido jamás entre mis piernas. La silla que lleva es de salto, se me hacía un tanto incómoda al principio y me roza bastante el pantalón pero me da igual, ya encontraré la forma en que eso deje de pasar. El trote que tiene es maravilloso, no es necesario ni levantar el culo pues es como estar en un sillón. Efectivamente, necesita ver la fusta para animarse pero, una vez la ha visto, puedes trabajar perfectamente con las piernas y responde rápido.

La primera clase con él, me sentí muy segura y decidí probar. Estábamos montando sólo dos personas y, en ese momento, yo iba por libre en el picadero así que, en una de las esquinas, lo saqué y estupendo. Cuando el otro jinete se marchó, mi profesora se quedó un poco más conmigo, pidiéndome el galope en recto siempre, y lo saqué cada vez que me lo decía.

Ayer me lo asignaron otra vez y, de nuevo, saqué el galope al pedírmelo, con más compañeros en clase, y ya no sólo en recto sino que fui capaz de dar un par de vueltas al picadero completo.

Me resulta tan cómodo que puedo olvidarme de estar demasiado pendiente de él para fijarme en lo que yo hago.

El primer día me desequilibré en la montura y me fui de lado pero pude volver a colocarme, sin bajar al trote, y no me caí. También me corregí la postura pues me noté muy inclinada por la sensación de miedo, respiré, me relajé y me senté recta.

Ayer estuve fijándome que ya no suelto la cadera como antes sino que voy un poco rígida, también intenté relajar eso, y tengo que trabajar mucho con las curvas pues no tengo muy clara la postura para acompañar al caballo ya que, al ser siempre los puntos en los que me he caído, al llegar a ellas me tenso y creo que dejo de ir al compás.

En cierto momento perdí los estribos pero no bajé a trote porque podía seguir perfectamente un poco más, eso hice. Tengo que trabajar mucho las piernas y en ello me voy a poner desde ya, sino no me atreveré a galopar con otro caballo.

Estoy feliz por haberlo logrado, ahora sólo tengo que avanzar un poco más. He aumentado las clases durante julio porque va poca gente y, ya que en agosto cierran, aprovechar lo que pueda. Los propietarios de Dartañán dicen que lo quieren vender porque su hija quiere comprar otro caballo de mayor nivel. Ojalá se lo queden en el club ya que se usa mucho en las clases, lástima que no me pille a mí en el momento de poder comprarlo. Sino, espero que aún le quede una temporada con nosotros porque, si no es por él, no sé cómo lo hubiera logrado :)

Y gracias a todos por vuestros consejos, ya os iré contando.

¡¡Un abrazo a todos!!
 

Casey

Miembro veterano
13 Abril 2003
5.629
374
83
Me alegro mucho por tí!!!! Ánimo y ya verás que con paciencia y tiempo todo se consigue.
 

RIDERCOLLECTION

Usuario nuevo
21 Junio 2012
4
0
0
Madrid
Es una bendición oir que a pesar de las malas experiencias de jinetes y caballos con algunos "poco profesionales profesores" haya alumnos que no pierden la afición y a base de su tesón y afición consiguen superar sus miedos. Enhorabuena ! Simplemente me gustaría añadir que el miedo en la equitación es un tabú que nadie quiere reconocer pero que es totalmente normal padeciendolo cualquier jinete y de cualquier disciplina que no sepa controlar o tenga técnica suficiente para realizar un ejercicio concreto. Puesto que el miedo sólo se supera cuando uno se siente seguro controlando la situación y teniendo la tecnica correspondiente. Un jinete con altísima técnica de Doma tendrá miedo a saltar un obstáculo por muy pequeño que sea. Un jinete de salto de Grupo 1 tendrá miedo a saltar un obstaculo de Grupo 3 y un jinete de salto Internacional tambien tendrá miedo a saltar un obstaculo tipo zanja de recorrido de Cross de categoria *** en el Campo. En definitiva a mi modo de ver el que diga que no tiene miedo se acerca más a ser un inconsciente, que a considerarse un jinete consumado. Creo que lo ideal es tener paciencia tesón, montar muchas horas ,cuantas más mejor y estar siempre asesorado por buenos profesores que nunca pidan más de lo que un jinete o caballo puede dar. Creo que ese debe ser el lema en la didactica de la equitación de cualquier profesor y el cliente que crea que su profesor no lo cumple yo le recomendaría que cambie y busque uno que le transmita realmente una confianza del 100% y llegará no sólo a superar el miedo si no a sentirse capaz de hacer ejercicios que nunca pensó podría realizar.
 

Alicia Bedos

Miembro
12 Abril 2020
19
8
3
57
Chile
Hola....Despues de tantos años como vas con el galope? POrque he leido todo tu post, ya que me ha pasado algo parecido y no quiero volver a galopar.....
 

Hardin

Miembro veterano
26 Febrero 2015
1.254
400
83
Alicia, no creo que te vaya a responder, llevará un montón de años sin entrar en el foro, a mí al menos ni me suena.

Mejor igual abre un post y cuenta lo que te ocurrer
 
  • Like
Reacciones: Alicia Bedos

Esther Molins Sempere

Usuario nuevo
7 Diciembre 2021
2
0
1
Buenos días. Os escribo porque ya nó sé qué hacer para superar esta historia... Siento un miedo atroz a galopar y no soy capaz de librarme del todo de él. Ojo, no es que no haya galopado nunca y piense que no puedo hacerlo, no, he galopado y me encanta pero soy incapaz.

La historia es la siguiente: empecé a montar con catorce años en una hípica militar. El primer día, nada más llegar, me dieron un caballo muy manso y empecé la clase al paso, como entiendo es normal. Pasado un rato, mi profesor me preguntó si me veía con ganas de trotar ya que decía que tenía muy buena postura y le dije que no, que no quería porque me caería. Me siguió animando y al seguir negándome, comenzó a achuchar al caballo que comenzó a hacer un paso más largo pero sin terminar de salir al trote, hasta que se acercó por detrás con una fusta y le soltó un fustazo para hacerlo trotar. Efectivamente, el caballo arrancó pero no al trote sino al galope y yo me caí con el tirón. No me pasó nada, me volví a subir pero temblando de miedo y a partir de entonces ya sí me dejó tranquila e ir al paso durante muchas, muchas clases hasta que fui capaz de trotar.

Pasado un tiempo en el que ya trotaba perfectamente, uno de los caballos que montaba me resultaba tan cómodo que sentí que podría animarme a galopar así que cuando llegaba la hora del galope, yo hacía trote largo y cuando lo sacaba, el animal solo y sin pedirle nada, galopaba de una forma suave y muy cómoda para mi, pero entonces venían las broncas del profe porque decía que me inclinaba demasiado, algo que puedo entender que pudiera hacer por la costumbre de echarme hacia delante al sentir la velocidad (adquirida por el hábito de montar en moto con mi padre desde siempre), que si las riendas esto, los estribos lo otro, siempre voces. Yo nunca terminé de soltar del todo porque mi miedo era perder el control del caballo, además, no sentía seguridad encima de la silla galopando pues tenía la sensación de botar demasiado y no agarrarme con las piernas prácticamente nada, y por parte del profesor sólo escuchaba lo malo.

Soy una persona de carácter, desde siempre, por lo que, desde esa primera caída el primer día, he sido yo la que ha marcado mi ritmo montando y si no quiero hacer una cosa, es no y no hay otra, con lo cual, durante esa época y mi corto avance, muchos que llegaron después que yo progresaron bastante más y yo siempre estaba en el mismo punto, algo que puedo comprender ahora, con el paso de muchos años, pudiera molestar a mis profesores pero es que conmigo lo del "lo haces porque yo te lo digo" no funciona y más cuando estoy encima de un caballo, un animal que en principio no va a hacerme nada malo pero claro, todo puede suceder y más cuando no tienes muy claro cómo reaccionar frente a determinadas situaciones.

Pues bien, las últimas clases que tomé en esa hípica, no sé si fue queriendo o sin querer, me dieron caballos que estaban fuera de mi alcance, caballos muy nerviosos que había visto cómo habían sido montados por otras personas que los habían controlado pero claro, jinetes de más nivel. Al subirme yo y ver que no podía controlarlos, me ponía muy nerviosa y muchas veces me bajaba antes de terminar mis clases, hasta que topé con la guinda del pastel: un pony al que todos llamábamos el "terremoto". Un caballo al que muy poca gente daban pues era igual que una bala con patas, la mejor forma de asegurarse una clase tranquila era darle un rato de cuerda antes de empezar porque el animal salía a pista pidiendo guerra. Y me lo asignaron a mi esa tarde. Misteriosamente no comenzó siendo una de mis peores clases porque el profesor tuvo la gran consideranción de no ponerme como cabeza en la tanda pero a la hora del galope, los jinetes que llevaba por delante desaparecieron y el pony comenzó a alargar el trote mucho, yo comencé a tirarle mucho de la boca para hacerlo frenar pero creo que eso empeoró todo. A eso sumemos el que una de las yeguas que estaba en pista estaba en celo, lo cual había provocado que algunos de los caballos estuviera muy inquieto ya desde el principio.

Pues el terremoto explotó, se desbocó y yo tuve una caída muy mala contra uno de los saltos, me golpeé fuertemente la cadera y cuando me puse en pie para salir de allí, me volví al suelo porque no era capaz de apoyar una de las piernas. Encima nadie se preocupó por mi, el profesor se acercó para ayudarme a levantarme y sacarme de la pista pero porque mi caballo estaba galopando como un loco por el picadero y era lo más recomendable, una vez estuve fuera, sin poder casi andar y muriéndome de dolor, nadie vino a preguntarme si necesitaba algo, por lo que yo misma me arrastré hasta el teléfono llorando para pedirle a mis padres que por favor fueran a recogerme porque no podía irme de allí en ese estado por mis medios.

Y no volví más. He estado diez años sin montar desde entonces.

¿Ahora qué ocurre? Pues que nunca he olvidado mi pasión por la equitación pero, como ya contaba en otro hilo, no he podido retomarla hasta el año pasado, que estuve tomando algunas clases en un club en Madrid, aunque el verdadero regreso ha sido ahora, que me he mudado a Badajoz y sí tengo tiempo, ganas y medios para ir cada semana a montar una hora. Llevo dos meses y estoy muy contenta. En la hípica en la que estoy actualmente, hay dos profesoras muy buenas, allí no se obliga a nadie a nada y no hay color entre el antes y el ahora. Durante estas semanas, he recuperado algo de confianza en mí misma y en que puedo hacerlo, también siento que lo enfoco desde otro punto de vista, el del "yo puedo" y me siento mucho más fuerte para actuar y dominar al animal. Bombardeo a mis profesoras durante las clases sobre si hago bien cada movimiento y, aunque algunos debo limarlos, ellas dicen que no debo preocuparme tanto porque monto bastante mejor de lo que yo pienso, y yo no me lo creo, ¡jajaja!

Ellas saben lo que me pasó porque se lo conté y me dijeron que no me preocupara porque sería yo misma la que se terminaría soltando y pidiendo el galope, y aunque creí que era una exageración, al mes de retomar las clases, fue justo eso lo que pasó, comencé a galopar, en el sentido de las agujas del reloj pues es en el que más cómoda me sentía con Sherkan, mi caballo. Pero, claro, hay que poder hacerlo a cualquiera de las manos, y un día mi profesora me pidió que galopara al sentido contrario, y yo me bloqueé porque a esa mano siempre he notado que no me agarraba tanto a la silla y le dije que me caería. Ella me dijo que no tenía por qué, que todo estaba bien y que debía intentarlo, pero yo ya comencé a ponerme nerviosa, a pensar que me caería seguro y mentalmente me cerré en banda, pero fui obediente, cambié al caballo de mano y galopé. Lo saqué en una curva, hice la recta a galope fatal y en la siguiente curva me caí. No sé muy bien qué ocurrió, yo sentí que no estaba sujeta a la silla y botaba tanto que, al dar la curva, el caballo giraba pero yo no y por eso me había caído, mi profesora me dijo que me había inclinado y por eso me había desequilibrado, algo que se me pasó totalmente porque desde que había comenzado de nuevo el galope, tendia justo a hacer lo contrario que antes, es decir, ponía la espalda recta e incluso algo echada hacia atrás, así que no me di cuenta de si eso pudo pasar o no. Afortunadamente no me ocurrió nada, un par de moratones y el susto, fin.

Sin embargo, vuelve a ocurrirme, ya no quiero galopar. Tras la caída, en la siguiente clase, a la hora del galope a la mano en la que simpre me he sentido cómoda, me pongo muy nerviosa. Saqué a Sherkan a galope pero no fui capaz más que de recorrer una recta y media de pista, a partir de entonces no lo he vuelto a hacer y tampoco lo intento. Ayer me pidieron que hiciera el galope sólo en recto y me negué rotundamente, no me puse nerviosa porque sabía que no galoparía pero simplemente digo no y es NO porque no.

¿Qué hago? Por favor, decidme algo porque ya no sé qué hacer, yo quiero avanzar pero mi mente se ha bloqueado de tal forma que no sé ya qué intentar para olvidar lo que pasó y lograr mi sueño, si esto no cambia jamás podré tener mi propio caballo...

El caso es que luego, si estoy yo sola sin adie más, me siento más capaz pero claro, no voy a pedirles que me den a mi sola la clase, menudo morro.

En fin, soy todo oídos a lo que podáis contarme.

Un abrazo para todo el mundo.
Hola Limlilu
 

Esther Molins Sempere

Usuario nuevo
7 Diciembre 2021
2
0
1
Buenas Limlilu.
Mi consejo es que trotes mucho con solo un estribo y sin estribos en el lado que no se te da también. También trote en suspensión. De esa manera podrás coger mejor postura.
Siempre tenemos un lado mejor que otro. Por eso el lado que más nos cuesta tenemos que trabajarlo más.
Si no te sientes seguro hacerlo tú sola que te ayuden con la cuerda, así en cualquier momento podrán ayudarte a parar el caballo. Al menos eso hago yo con mis alumnos. Espero poder haberte ayudado. Pero confía en ti misma y en tu pasión. Todos los que subimos en caballos nos caemos.
 
Regístrate ahora y pasa a formar parte de la mayor comunidad de aficionados a los caballos en español.

Cuéntanos tus experiencias, o planteanos tus preguntas. Entre todos intentaremos ayudarte.

¡Y lo mejor de todo es que es grátis!