Uso de salvadorsos

txina

Miembro activo
27 Marzo 2012
64
1
0
Hola:
Me gustaría saber cuál es la opinión de un profesional quiropráctico acerca del uso de salvadorsos.
Le comento mi caso en concreto: actualmente monto un caballo de seis años, que hasta que lo compré, apenas se trabajó. Llevo unos meses realizando un trabajo de musculación (que alargue el cuello y busque abajo, que empuje de atrás). Actualmente tiene el dorso musculado.
Mi duda es la siguiente: teniendo un dorso musculado se recomienda el uso de salvadorsos? Es que algunos jinetes recomiendan no usar salvadorsos en caso de que el caballo esté bien musculado, para que éste no interfiera en el ajuste de la silla, mientras que otros jinetes recomiendan el uso de salvadorsos (sobre todos esos de gelatina o gel) para absorber los posibles impactos.
En mi caso, como amazona no boto sobre el dorso del caballo, pero como hay veces que le cuesta meter el pie derecho, pega grupaditas y ahí si que me despego de la silla.
Gracias de antemano!
 

QuiroEquus

Miembro activo
24 Noviembre 2012
105
0
0
Valencia
www.quiroequus.com
Hola Txina. Si la silla ajusta bien al caballo, está en buen estado y su dorso está bien musculado siguiendo una pauta de entrenamiento con regularidad, coherencia y progresividad no hace falta salvadorsos, de hecho hay estudios en la actualidad que defienden que son hasta contraprudecentes en esos casos. Con respecto al buen ajuste de la silla, te dejo a continuación el primero de una serie de artículos que voy a ir colgando en mi web para que sepas lo básico en cuanto a ajustes de monturas:

El ajuste de la silla

Los paneles que van a los lados de la columna deben de tener un relleno esponjoso y de textura adecuada que es el que se encargará de absorber los impactos y estos paneles deben de ser simétricos eso sí. Es el relleno de los paneles el que se encarga de absorber los impactos, por lo que cuando su textura pierde capacidad de absorber impactos por los años, debe de llevarse a un guarnicionero para que los rellene. Hay situaciones muy concretas en las que la conformación de dorso del caballo es complicada o con alguna patología, con poco desarrollo o desarrollos asimétricos y frente a una estructura dada de la silla el salvadorsos puede ser un buen parche de manera temporal, mientras encontramos la causa y la tratamos y siempre asesorado por un profesional cualificado. El problema es la incorporación del salvadorsos de manera sistématica ya que vienen a sustituir o tratar de compensar un mal ajuste de la silla, con lo que lo que habría que tratar es de disponer de una silla bien ajustada a nuestro caballo; este suele ser el caso de los salvadorsos que incluyen algún tipo de cuña. Respecto a los otros, los planos de gel o silicona, suponen una estructura que comprime la columna del caballo al disponerse entre ésta y el canal de la silla, restringiendo su mecánica normal, es decir, a costa de ganar supuestamente amortiguación en la musculatura lateral de la columna, perdemos libertad de movimiento vertebral y ganamos en compresión de columna al disminuir el espacio entre ésta y el canal de la silla. Digo supuestamente por que hay estudios que demuestran que en la práctica, por temas físicos varios, su capacidad amortiguante no suele ser tanta como creemos.

En los últimos años, el celo de muchos profesionales por proteger el dorso de sus caballos de deporte, ha puesto de moda estos salvadorsos amortiguantes, sin embargo a la luz de lo que sabemos hoy día, la mejor protección del dorso es una silla en buen estado y que ajuste correctamente al dorso de nuestro caballo y un trabajo físico de su dorso correcto. Espero haber solucionado tu duda, si necesitas cualquier otra aclaración no dudes en comentármelo.

Un saludo.
 

txina

Miembro activo
27 Marzo 2012
64
1
0
Muchísimas gracias por tu respuesta tan clara y rápida.
En mi caso mi caballo está bien musculado y la silla le ajusta perfectamente, con lo que seguiré trabajando sin salvadorsos.
Tienes toda la razón en que cada vez más los jinetes están concienciados con el cuidado del caballo y a veces por hacer las cosas lo mejor posible se mete la pata.